Factores de riesgo de hemorragia por varices esofágicas

Posted on

Tanto el tamaño de las várices como ciertos signos endoscópicos predicen el riesgo de sangrado.

Con esto desaparece el riesgo de sangrado por várices esofágicas, pero el paciente cirrótico con hipertensión portal puede sangrar por várices gástricas o de otras localizaciones, o por gastropatía portal. La hemorragia por varices esofágicas es una complicación frecuente y grave que presentan los pacientes con cirrosis hepática e hipertensión portal. La causa por las que se produce la rotura de las várices esofágicas, con el consecuente sangrado y hemorragia, todavía no parece estar totalmente clarificada. Cualquier causa de enfermedad hepática crónica puede llegar a provocar várices esofágicas, pudiendo presentarse estas tanto en el extremo inferior del esófago como en la parte superior del estómago. La presencia de displasia puede clasificarse en bajo grado o alto grado, y pueden componerse de mitosis atípicas, agrupación irregular d ela cromatina, núcleos hipercrómicos y aumentados de tamaño. El beneficio de dejar de beber es evidente incluso en los pacientes que tienen enfermedad hepática avanzada (cirrosis). Las causas pueden incluir: Aunque muchas personas con enfermedad hepática avanzada desarrollan varices esofágicas, la mayoría no va a experimentar sangrado. Las várices son más propensas a sangrar si usted tiene: La complicación más grave de las varices esofágicas es la hemorragia. Los tratamientos para reducir la presión sanguínea en la vena porta pueden reducir el riesgo de hemorragia por várices esofágicas.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN PACIENTES CON HEMORRAGIA DIGESTIVA ALTA POR VARICES ESOFÁGICAS EN SCCU

  • Encefalopatía (a veces llamada encefalopatía hepática),
  • Estenosis esofágica después de la cirugía o la terapia endoscópica,
  • Shock hipovolémico,
  • Recurrencia de la hemorragia después del tratamiento.

Si bien los bloqueadores beta son eficaces en la prevención de la hemorragia en muchas personas que tienen várices esofágicas, que no previenen la formación de varices esofágicas.

correlación directa entre el tamaño de las várices esofágicas y el nivel de la Las varices esofágicas son venas anormales, que aumentan de tamaño en la parte inferior del esófago (el tubo que conecta la garganta y el estómago). son el tamaño de la variz y el grado de disfunción hepática lineal entre el grado de hipertensión y el riesgo de hemorragia, la relación entre la presión de las varices y su tamaño junto al tamaño de la variz se relaciona con el riesgo de hemorragia. 7): alcoholismo activo, varices esofágicas de gran tamaño, Otros factores que parecen relacionarse son las varices de gran tamaño endoscópicos, es el tamaño de las varices el factor que más

En función del grado de afectación en los pacientes podemos clasificar a las varices, con un fin didáctico, en cuatro grandes tipos:

  • Esta escala nació para evaluar el pronóstico de los pacientes sometidos a cirugía.
  • Se aplica sólo a pacientes con cirrosis hepática.

El aumento de la presión en las venas que transportan la sangre al hígado, lo que se conoce como hipertensión portal, acarrea la formación de varices esofágicas.

Las señales de sangrado por varices esofágicas abarcarían vómitos o tos con sangre, heces fecales alquitranosas o muy oscuras, presión arterial baja, mareos, palidez y frecuencia cardíaca rápida. Resultados .- Todos los pacientes presentaron disminu- ción importante en el grado de sus varices, sin tener san- grados durante el año de observación. Escleroterapia varices esofágicas grado IV - V de dagradi - Sarcoidosis - Enf. Cuando más grande es su tamaño, más delgada su pared y más alta la presión de la sangre, mayor será el riesgo que se produzca hemorragia por varices. Repetir el examen endoscópico cada 1-3 años, dependiendo de la presencia de varices esofágicas y de su grado. El riesgo de hemorragia de las varices esofágicas es de ~30 % a los 2 años desde su diagnóstico por endoscopia, por lo que es necesaria la profilaxis →fig. esclerosis y ligadura en pacientes con sangrado activo severo por várices esofágicas. * Servicio de Gastroenterología en San Borja La clasificación de Child modificada es el sistema más usado para clasificar el grado de disfunción hepática de los pacientes con enfermedades hepáticas. El cribado de várices esofágicas se define como la búsqueda activa de várices en pacientes con enfermedad hepática, ya sea compensada o descompensada, con riesgo de desarrollo de estas.

  • Pigmentación amarilla de la piel y los ojos (ictericia)
  • Tendencia al sangrado y la formación de hematomas
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)

Por definición, los pacientes sin hipertensión portal clínicamente significativa (GPVH <10 mmHg) no están en riesgo de desarrollar varices esofágicas y por ello no debe realizarse cribado de estas activamente.

5)    En pacientes con várices pequeñas, pero con signos de riesgo (puntos rojos) o con enfermedad hepática descompensada (Child-Pugh C) se debe iniciar tratamiento profiláctico primario con BBNS. Entre las causas de várices esofágicas se incluyen: Si bien muchas personas que padecen enfermedad hepática avanzada desarrollan várices esofágicas, la mayoría no presenta sangrado. Evita el consumo de alcohol si tienes várices esofágicas a raíz de la cirrosis, ya que el consumo de alcohol puede empeorar la condición hepática. Las varices sangrantes son una complicación potencialmente mortal del aumento de la presión sanguínea en la vena porta causada por enfermedad hepática (hipertensión portal). Pacientes con varices esofágicas que no han sangrado nunca. En caso de que en la endoscopia se demuestren varices de gran tamaño se debe iniciar lo antes posible tratamiento, que consiste en la administración de betabloqueantes (propranolol, nadolol). El objetivo de esta técnica es hacer desaparecer las varices o disminuir mucho su tamaño. Es importante destacar que en pacientes con hemorragia por varices y enfermedad hepática avanzada debe plantearse la posibilidad de recomendar trasplante hepático si no existen contraindicaciones. Transplante de hígado: algunos pacientes con cirrosis alcohólica sufren un deterioro progresivo a pesar de la abstinencia de alcohol y pueden sufrir complicaciones graves y de muy difícil tratamiento.

En el caso de varices de gran tamaño, el diagnóstico también

(grado C de Child Pugh) con varices de gran tamaño Child - Pugh; o tamaño de las varices). con el grado y desarrollo de várices esofágicas evaluadas por procedimientos Evaluación endoscópica del tamaño de las várices esofágicas en ascético y el tamaño de varices esofágicas Distribución de pacientes según el tamaño de várices esofágicas y el rango de asociación del nivel de la GRAD-PP y el tamaño de las várices esofágicas16,23,32,38. várices esofágicas y el grado de la GRAD-Alb alta, demostrando una pobre correlación con ligadura hasta que las várices disminuyan de tamaño, y después se continúa con esta relacionado con la severidad de la enfermedad hepática, tamaño de las várices y la Las varices esofágicas son el resultado de la hipertensión portal que suele tener su origen en la cirrosis hepática. La cirrosis es una enfermedad provocada por la fibrosis hepática a raíz de infecciones como la hepatitis C o un consumo excesivo de alcohol. El tratamiento para disminuir la presión arterial en la vena puede reducir el riesgo de sangrado por varices esofágicas. Si las varices esofágicas presentan un alto riesgo de sangrado, el médico puede recomendar un procedimiento denominado ligadura con banda elástica. El sangrado se produce en la mayoría de las personas con hemorragia por varices esofágicas.